Anécdotas de lunes

La mejor manera de empezar la semana es con música, un buen desayuno y una anécdota que nos haga reír, para así no llegar a la oficina/universidad/cole de mal humor. Pues como sabemos, la risa es la mejor medicina.

Como había escrito antes, mi vida esta llena de historias extremadamente peculiares y extrañas. Entonces me pregunte a mi misma, porque no compartir esas historias con el resto del mundo? A ustedes no les pasa igual? Si respondieron si, inténtenlo...se los aseguro que no solo se van a contagiar de felicidad ustedes mismos de acordarse el color que pegaron pero también van a contagiar de risa a una otra persona. Puede ser una historia tonta como las siguientes:


Como Jesús cambio mi vida en un año.

Cuando miró hacia atrás, a veces me preguntó que tan diferente hubiera sido mi vida si no le hubiera entregado mi corazón a Dios.

Les cuento que antes de abrirle las puertas de mi corazón a Dios, yo estaba muy desubicada y le tenia un resentimiento TAN grande, ademas de eso, tenía un humor terrible, era malcriada, egoísta, tomaba, y cualquiera que me veía decía..."¡Ah si! Esa muchacha es un caso perdido." 

El tomatito

Hay restaurantes que, desde ese preciso instante en el que cruzas la puerta y aparecen ante tus ojos, te roban el corazón, con su comida, la atención, la decoración.....LA COMIDA. 
El tomatito para mi fue uno de esos restaurantes.














¿A quien no le gusta disfrutar de buena compañía con una sangria y comida? La semana pasada fui a cenar con mi hermana Rosario y nuestra amiga Lilly, a El Tomatito ya que teniamos muchas ganas de ir desde que Lilly llegó a la tienda esa mañana.



7:30 de la noche y entramos al pequeño restaurante en San Rafael de Escazú, nos sentamos en una mesa de cuatro mientras esperábamos ser atendidas, Lilly resulta que conocía a los dueños así que se saludaron y hablaron mientras veíamos las opciones de comida en el menú.
Todo se veía delicioso, desde las pizza hasta los postres, así que decidimos pedir varias bocas y probar de casi todo lo que pudiéramos.



 Primero llego la sangría, que era enorme y estaba igual de deliciosa y refrescante como la que necesitamos todos después de una larga semana.





 Posteriormente la pizza "divina" junto con las papas bravas llegaron a la mesa. Y como gran fanática de la comida puedo decir que cada plato estuvo exquisito. La pizza "divina" realmente estaba divina con ese sabor de ruccula, prosciutto, mozarella y queso parmesano. Poco después cuando estábamos terminando nuestras dos ordenes llego el panini de salmon que mi hermana ordeno, lastimosamente no le pude tomar foto pero se veía igual de rico que como se escucha, ya que no solo tenia salmón si no que también tenia aguacate, queso de cabra, alcaparras y eneldo. Y cada vez que pegaba un mordisco una bomba de sabores explotaba en mi boca, que simplemente me hizo cerrar los ojos y disfrutar de cada mordisco.

Para cerrar con broche de oro esa noche de viernes, pedimos un postre to die for.




Les recomiendo mucho ir a este restaurante, no se van arrepentir, ver como un negocio que abrió hace poco tiene tanto éxito es porque realmente se nota que lo que hacen, lo hacen bien y con muchas ganas.

Al chile que yo salir de un restaurante satisfecha es a veces muy difícil, porque soy demasiado picky con la comida pero no tengo nada malo que decir acerca el Tomatito, si no que desearles muchos éxitos y bendiciones y que sigan creciendo!!!

Nos vemos,


Lali