2/19/16

So I lost my phone...

Todos los que me conocen, saben que soy la persona mas tortera y olvidadiza que existe. Siempre he sido así, y no fue sorpresa cuando le conté a mis hermanos que había perdido el celular. 

Esto ocurrió el miércoles pasado, tenia entrega de diseño y deje mi celular en la mesa. Salí corriendo a la calle y en el momento que iba a pedir un Uber me di cuenta que no tenia mi celular. Así que me devolví al taller donde recibo clases y busque. Le pedí a varios compañeros por ayuda. Uno de ellos se quedo conmigo hasta el final e incluso me ayudo a preguntar a los guardas de seguridad y a la dirección. Volvimos a la clase, donde le preguntamos a una muchacha y nos contesto que le había entregado mi celular a un compañero. El afirmo saber de quien era el celular. 

Después fuimos a revisar las cámaras de seguridad (no logramos ver nada ya que no conocíamos al tipo) y fue entonces cuando me di cuenta que tengo el servicio de "Find my iPhone" en el teléfono. Pero cuando tratamos de llamar al teléfono de nuevo, nos mandaba directo al buzón. Mi corazón se hundió. Suena dramático pero mi teléfono es donde manejo mucha información importante y es el medio que utilizo para comunicarme.
Todo el mundo sabe que si un teléfono está apagado, las posibilidades de devolución son muy escasas. ¿Cómo puede alguien ser tan deshonesto? Tenia tanta fe que me iban a devolver el celular pero ha pasado una semana y sigo sin el.

Ese mismo día (miércoles) iba al Art City Tour. Fue muy chiva pero lo único que podía pensar era en: ¿Cómo iba a tomar fotos? ¿Cómo iba a subir un snapchat o hacer un tweet?
La ansiedad me comía viva y me di cuenta lo dependiente que era de mi celular.
A cada rato me fijaba si andaba el celular en el bolsillo, o si me llegaba un mensaje. Era una tortura saber que tenia mensajes sin contestar y que por las mañanas no podía ir escuchando música camino a la U.
Pero hoy viernes ya cumplo una semana y dos días sin celular y me siento bien. Logre sobrevivir.
Pongo mas atención a los detalles y me concentro mejor. No estoy diciendo que no extraño mi celular, porque si me hace mucha falta. Y me duele perder mis fotos, mis contactos y el teléfono (by the way no tenía ni un año). Pero he logrado aprender varias lecciones de esto.

Siempre pienso que Dios nos trata de enseñar a veces por medio de las cosas mas pequeñas. De hecho me parece que El se complace en usar cosas pequeñas de una manera grande. Y aprendí a ser paciente, entre un montón de cosas mas, y se que esto vino de Dios. Así se tengo fe y paciencia de que todo va salir bien.

Así que esta es la historia de como perdí mi celular.
Cuéntenme en los comentarios si a ustedes les ha pasado alguna vez. Y díganme como se sintieron y si aprendieron algo?


Lali <3

1 comment:

  1. De mis mejores días es cuando no tengo celular. Cuando disfruto de ver más allá de la pantalla dl chat, de darme cuenta que soy la única esperando el bus sin un teléfono en la mano, de no tener que resolver el mar de problemas desde un emoticón ..... Estoy segura que la vida es más bella sin celular.

    ReplyDelete