Song of the week

Holaaaaa,

Espero que estén bien, se que tengo bastante tiempo sin escribir en el blog pero ha sido por motivos fuera de mi alcance. (Mi computadora se daño y sigue en reparación). 

Quería escribir este post porque me nació demasiado redactarlo. Esta última semana, ha sido una montaña rusa emocional muy extraña y no se ni como explicar todo lo que ha pasado. Son momentos de estrés y angustia, donde siento como si me estuviera desmoronando por completo. Cuando me encuentro en este estado lo único que puedo hacer es tratar de entregárselo a Dios y perderme un rato en intimidad con Él. 
A pesar de intentarlo parezco siempre fallar en el intento, ya que me cuesta mucho no afanarme. Me gusta que todo sea a mi manera y a mi tiempo y Dios me recuerda que no es así.

Todo lleva un proceso, hay procesos para dejar ir, para perdonar, para sanar y es fácil frustrarse en medio de estos. Es fácil dar dos pasas atrás, soltar la mano de Dios y darse por vencido. 



No sé si a ustedes les pasa, pero para mi adorar a Dios cuando todo marcha bien en mi vida, es muy fácil. Sin embargo, me cuesta demasiado aferrarme a Él cuando estoy en medio de una prueba. Me dan cero ganas de adorarlo cuando estoy con el corazón hecho trizas. 
Enserio ustedes no saben como pido y pido que me de un corazón que lo adore incluso cuando estoy triste. 
No entiendo porque me cuesta tanto si se supone que yo se que Él hace todo nuevo y que su gracia es nueva todos los días. 
Me puse a pensar esto demasiado y llegue a la conclusión que creo que es porque estoy acostumbrada a que la gente me falle y me lastime. Así que asumo que Dios me va fallar igual, que me va abandonar en medio de mi tormenta.  
A pesar de todo este sentimiento frustrante, Dios de una manera u otra me da fuerzas para querer adorarlo y estar en intimidad con Él. Es un constant reminder de que lo necesito TODOS los días y que no puedo yo sola. 

La canción que comparto hoy habla exactamente de eso. Para concluir, escribí todo este texto largo por dos razones, quiero un corazón que lo adore en medio de pruebas y porque esta semana me di cuenta que no puedo sin Él. 



Siento demasiado en mi corazón escribir esto: si alguien esta leyendo y necesita palabras de aliento, sepan que Dios esta ahí. Siempre lo ha estado y siempre lo estará. Las expectativas del mundo NO son las mismas que Dios. Él quiere que vengas a Él tal y como sos. Te ha estado esperando y quiere darte de Su amor. Él conoce esa carga que llevas y quiere que descanses en Él. 

El camino que escogimos es el de ir por la puerta angosta, no es fácil pero siempre esta la promesa de que Él va con nosotros. Podes escoger ir por la puerta ancha, pero no va ser más sencillo, el dolor va seguir. Dios quiere que permanezcas en Él si estas en medio de una prueba, para que podas ver el propósito de este. 


Así que, ¿vas a correr hacia Él o en direccion opuesta? 

No comments