Song of the week

Martes por la noche estaba camino a mi casa con el corazón pesado y mi maquillaje corrido.
En cuestión de dos horas sentí el peso del mundo en mis hombros y me di cuenta que había desenfocado mi mirada de Jesús. Eso basto para que las dudas en mi vida se empezaran a levantar y fue una invitación inmediata al miedo, quien entro como Pedro por su casa.

Mi espíritu me suplicaba que no tenía porque reaccionar así, y además me trataba de recordar todos los momentos en los que Dios ya me ha visto así. Solo necesitaba quedarme quieta, respirar y recordar quien es Él.






Lo bueno de tener una relación intima con Dios es que puedo ser completamente real y transparente, porque nadie me conoce mejor. A Él nada lo toma por sorpresa. Aunque a veces actúe como que si Dios no me conoce, con Él yo no tengo nunca que bajar mi cabeza y correr (como lo hice ayer con mis amigos).

En el silencio de mi cuarto, fui honesta y le dije con el corazón roto: "Pa, porque siento como si vos no fueras suficiente? Porque quiero más? No quiero más, te quiero a vos" Me sentía malagradecida y era horrible porque Dios me bendice con más de lo que yo pueda pedir o imaginar. El hecho de que hoy me haya despertado ya es más de lo que merezco pero Él  igual sigue siendo un buen padre.

Entonces continue orando, abrí mi Biblia y empecé a leer. ¿Porque si no me ancló a Él, a quien?
Mientras reflexionaba en lo que leía y sentía mi alma tranquilizarse, me acordé de un mensaje que uno de mis mejores amigos me mando el día de mi cumpleaños. En el que uno de sus deseos para mi, era que siempre cumpliera y estuviera en paz con la voluntad de Dios (que era algo que me venía recordando todo el fin de semana).

Y me dormí en paz, porque pude descansar en que mi Papá siempre va hacer SU voluntad y no la mía. Por que Su voluntad siempre es buena, agradable y perefecta. No tengo que ser mi propio juez si ni Él me está acusando. Esto me cuesta demasiado porque puedo hablar de gracia con mucha facilidad, puedo dar gracia a alguien que no la conoce o la necesita pero cuando se trata de mi, dejo de lado a Jesús y soy dura conmigo misma. Soy tan cabezadura que se me olvida que yo también necesito de esa gracia, amor y perdón siempre.

La canción que comparto hoy habla exactamente de todo lo que sentí ayer y hoy. Escúchenla porque en serio WAO. 



"I'm caught up in Your presence
I just want to sit here at Your feet
I'm caught up in this holy moment
I never want to leave
Oh, I'm not here for blessings
Jesus, You don't owe me anything
More than anything that You can do
I just want You

I'm sorry when I've just gone through the motions 
I'm sorry when I just sang another song
Take me back to where we started 
I open up my heart to You.

I'm sorry when I've come with my agenda
I'm sorry when I forgot that You're enough
Take me back to where we started 
I open up my heart to You.

Nothing else 
Nothing else
Nothing else will do
I just want You "



Ayer yo estaba teniendo un buen día, fui a la U, vi a mis amigas, trabajé, vi a mi mejor amigo, fui a Viña pero en cuestión de nada deje de ver a Jesús un segundo y mi mirada se desvió de lo que realmente importa. Y así de rápido todo puede empezar a caernos encima. Es como la historia de Pedro cuando empieza a caminar sobre el agua. Enfoquémonos en Jesús, si nuestra mirada esta siempre fija en Él, todo va salir bien. 

Para nosotros en nuestra humanidad a veces Dios puede dejar de ser prioridad y puede dejar de ser suficiente pero para Él, bastó con Jesús para vernos como sus hijos amados a los que no va dejar jamás. Somos uno con Él. (1 Corintios 6:17)
Si usted es como yo, deje de lado las dudas, los reclamos, los tantrums de chiquit@ porque Jesús es y siempre va ser suficiente. Él es lo único que necesitamos. 

No comments